Chile derrotó la desnutrición gracias al consumo de lácteos, pero no hay que perder de vista los efectos devastadores de la pandemia, sobre todo en lo económico, por lo que hay que estar atentos a que no exista un impacto en la alimentación de las personas.