Fonterra busca centrar sus operaciones en Nueva Zelanda, luego de que su expansión global no lograra las ganancias proyectadas y elevara sus pasivos.