La leche y los productos lácteos son fundamentales para una dieta equilibrada y representan uno de los alimentos pilares de nuestra nutrición en todas las etapas de la vida.