El sello de origen permitirá relevar el valor de la leche producida en un ambiente que permite obtener una altísima calidad y con propiedades benéficas para la salud de las personas