Uno de los objetivos es aislar las bacterias en cultivo axénico (libre de cualquier otro microoganismo), extraer su ADN y secuenciar sus genomas con tecnología de última generación.