Un ahorro mínimo de un 40% en riego y además lograr combatir una grave enfermedad que provoca un alto porcentaje de pérdidas de claveles a nivel productivo.