La polilla gitana es considerada una de las plagas defoliadoras más importantes a nivel mundial, ya que puede alimentarse de más de 500 tipos de árboles y arbustos forestales, frutales y ornamentales.