En el último año el consumo de productos lácteos en el país ha ido aumentando paulatinamente, sin embargo, según las estadísticas oficiales todavía el consumo promedio de los chilenos está bajo.