Estas lluvias fueron un fenómeno climático fuera de proporciones, una catástrofe que la fruticultura no había visto antes”, señaló el presidente de Fedefruta Jorge Valenzuela