los lecheros reclaman una “reacción” de la industria láctea luego que los precios internacionales alcanzaron máximos históricos en ocho años.