Este volumen representa una contracción interanual de 18,9 millones de litros y se explica, principalmente, porque los costos de alimentación reducen los márgenes de los productores lecheros, presionando a la baja la producción nacional.