Este acuerdo tiene una vigencia de dos años, donde se da un fuerte énfasis en las prioridades de la política alimentaria, así como también en asuntos relacionados al Codex, referido a la producción e inocuidad de los alimentos.