Se trata de la primera vez que la recepción nacional de leche cruda acumulada cae por debajo del resultado registrado el año anterior, escenario que supone una merma que alcanza a 1,3 millones de litros.