La gigante neozelandesa del negocio lácteo, Fonterra, anunció la semana pasada que comenzó el proceso para poner en venta su propiedad de la chilena Soprole, a la cual ha estado ligada desde 1986.