La mayor preocupación recae en la industria que no podría exportar la fruta al mercado chino