Los envíos al país del hemisferio norte comenzaron en 2017, propiciados por el alto nivel sanitario de la apicultura en Chile.