Desde 2015, en el mundo se han acrecentado los problemas de inseguridad alimentaria, los que son aún más complejos en América Latina.