Se recomienda comprar carne en lugares especializados, almacenarla lo más rápido posible en un refrigerador y mantener la cadena de frío cuando se traslade el alimento a un lugar determinado.