Es un desorden metabólico que se presenta con mayor incidencia en perros y gatos de edad avanzada.   Algunos signos importantes por considerar son: sed excesiva, micción frecuente, pérdida de peso...