El Comité de Gestión Integral de Riesgos descartó que estemos frente a una emergencia agrícola en el territorio a raíz de la disminución de precipitaciones y al aumento de las temperaturas durante los últimos meses de verano.