Abbott se vio obligada a cerrar su mayor planta de producción de fórmula láctea en Estados Unidos, después de que cuatro lactantes sufrieran una infección bacteriana y dos de ellos fallecieran.