Ante esta situación, el presidente de EEUU, Joe Biden, anunció que incrementaría las importaciones de leche en polvo y uno de los países que mencionó como potenciales fuentes fue Chile.