El kale contiene altos niveles de calcio, hierro y vitamina C, siendo además un paté libre de sellos. Por otro lado, es una hortaliza que con el uso de lona térmica resiste heladas de hasta -4 grados y, cuando llega el verano, requiere sólo agua por goteo.