De acuerdo con la entidad de este total en valor, 73% correspondió a fruta fresca, 19% a fruta procesada (jugos, aceites, conservas, congelados, deshidratados), y 9% a frutos secos (nueces, almendras, avellanas, entre otros).