Esto se debe al crecimiento bacteriano en tejidos  y en ambientes semicerrados. El control del estrés calórico debería formar parte del plan sanitario de prevención en los lugares de ordeña.