La gran variabilidad genética de las legumbres garantiza un suministro continuo de alimentos nutritivos para atender a la población mundial