Pequeños agricultores, buscan combatir la plaga de moscas Drosophila Suzukii, que afecta gravemente a sus cultivos de cerezas