Los fundamentos del mercado lácteo  global siguen apoyando principalmente los precios, ya que la producción de leche en el hemisferio norte pasa por su punto máximo