Martes
25/07/2017

INDICADORES


Equipo Proyecto Quínoa se reúne con productores de comunidades mapuche de Vilcún
La quínoa se encuentra en la categoría de “especies olvidadas y subutilizadas”, caracterizada por su potencial ante desafíos mundiales como reducir el hambre y la pobreza, aportar a la biodiversidad y adaptarse al cambio climático (Mundo Agropecuario).
06/07/2017


950 veces leida    BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Equipo Proyecto Quínoa se reúne con productores de comunidades mapuche de Vilcún

En INIA Carillanca se reunió el equipo del proyecto “Tecnologías para potenciar el cultivo de quínoa como opción productiva para la agricultura familiar en la zona centro sur de Chile”. La iniciativa es ejecutada por este centro de investigación, con el financiamiento de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y el Instituto de Agroindustria de la UFRO.

 

La reunión convocó a los productores de las comunidades mapuche Domingo Canio Nº 2, Domingo Caniu, Antonio Paine y Antonio Paine de Curileo (ubicadas en la comuna de Vilcun) y al equipo técnico de la municipalidad de Vilcun (Región de La Araucanía). La actividad tuvo como objetivo presentar a los productores los avances en investigación y desarrollo del proyecto, planificar y programar las actividades conjuntas de la temporada 2017-2018.

 

Cabe indicar que la quínoa se encuentra en la categoría de “especies olvidadas y subutilizadas”, caracterizada por su potencial de ayudar a enfrentar desafíos mundiales como reducir el hambre y la pobreza, aportar a la biodiversidad y adaptarse al cambio climático.

 

Además, es un cultivo de alto valor nutricional ya que posee los aminoácidos esenciales para el organismo humano, tiene un alto contenido proteico y aporta una amplia gama de vitaminas y minerales. Así, la demanda nacional e internacional por este cultivo, ha experimentado un acelerado crecimiento en los últimos años, principalmente en nichos gourmet.

 

En este escenario, el proyecto está trabajado en torno a cuatro ejes. El primero se refiere a la identificación de germoplasma de quínoa con características agronómicas y/o funcionales sobresaliente en términos de rendimiento y calidad.  

 

Para este objetivo los avances indican que se han caracterizado y regenerado 124 genotipos locales y de estos se han elegido los mejores 25 con características productivas destacadas como peso de grano, altura y rendimiento. Esto permite contar con un volumen adecuado de semilla como material de resguardo en el banco de RRGG, para la elaboración de prototipos industriales, con las cantidades requeridas para los análisis nutricionales y funcionales y para realizar los ensayos de campo.

 

El segundo apunta a la definición de tecnologías de manejo agronómico integrado que potencien el desarrollo del cultivo en el centro-sur de Chile.

 

En el diseño de un manejo agronómico, se está trabajando en la localidad de Carillanca (Valle Central) y Tranapuente (Secano Costero).

 

“A la fecha se han logrado los mejores resultados con dosis de siembra de 10 kg/ha y una distancia entre surcos de 40 cm. Para los suelos de la región el cultivo responde a la fertilización nitrogenada y potásica. Así como el riego incrementa significativamente el rendimiento, superándose los 60 qq/ha en el secano costero. Se ha podido identificar herbicidas de pre y postemergencia selectivos para el cultivo, los que apoyados con labores mecánicas permiten un adecuado control de las principales malezas asociadas al cultivo. En el tema sanitario, se ha identificado al mildiú (Peronospora variabilis) como la principal enfermedad, pero sin impactar negativamente en el rendimiento de la quínoa. Como plagas potenciales se han observado a pulgones y minadores de la hoja”, comenta Jorge Díaz, investigador de Inia Carillanca y director del proyecto.

 

El tercer objetivo está a manos de la UFRO, quienes están a cargo del desarrollo de prototipos industriales en base a quínoa que puedan ser escalados por actores AFC en el mediano plazo; lo que permitirá poner a disposición de pequeños productores y emprendedores alternativas de agregación de valor para distintos nichos de mercado.

 

En el desarrollo de prototipos industriales se está trabajando con una bebida seudoláctea (diferentes sabores como vainilla, chocolate, canela y berries nativos), flan y jalea (también con diferentes sabores), mote de quínoa y suplementos nutritivos.

 

El proyecto también apunta a la transferencia y difusión de los resultados obtenidos a productores, asesores y empresas del centro-sur del país. Las diferentes actividades en este tema han permitido congregar a más de 300 asistentes en los tres días de campo en INIA Carillanca, Tranapuente comuna de Carahue y Comunidad Domingo Canio 2 en la comuna de Vilcún. Durante el mes de enero de 2017 se realizó un taller de la Mesa de la Quínoa con más de 20 asistentes, además de la reciente creación de un GTT de quínoa con 15 integrantes, entre otras diversas actividades”, explica Díaz.

 

Finalmente, una de los grandes resultados logrados en conjunto con los agricultores de las comunidades socias del proyecto y la municipalidad de Vilcún, fueron las cuatro siembras de quínoa que alcanzaron a una superficie de 0,7 ha con una producción total de 1.100 kg de grano de quínoa, la que queda íntegramente disponible para los productores.

 

Sin embargo, uno de los aspectos más importantes de estas siembras, fue que los productores pudieron realizar un seguimiento informado desde la siembra hasta la cosecha mecanizada del cultivo.