Las visitas tenían como objetivo conocer vacas reproductoras, que producen terneros que pesan hasta 250 kg y son vendidos a diferentes mercados.