"Los agricultores, por inseguridad, prefieren no ganar nada ante un riesgo de que, o puedan ser afectados con que les quemen sus cultivos, o que no puedan sembrarlo por no tener seguridad de siembra"