Una de las mayores preocupaciones manifestada por las autoridades fue la alta intencionalidad registrada, al llegar durante este último período a un 41 %, siendo las regiones del Biobío y La Araucanía las que concentran el 42,8 % del total de siniestros.