Su instalación se realiza en las líneas de cosecha, de manera rápida y sencilla, protegiendo el crecimiento adecuado del fruto bajo óptimas condiciones térmicas.