Chile está libre de esta plaga, y su ingreso podría provocar un grave daño al sector apícola y al ecosistema de nuestro país.