El documento compromete a ambos organismos a abordar diversas áreas de trabajo, entre ellas la farmacovigilancia y la colaboración en el plan nacional para prevenir el desarrollo de resistencia a los antibióticos.