Las fuertes lluvias sobre las praderas y cultivos en esta época del año son poco útiles, ya que gran parte de ellas escurren superficialmente, causando erosión y terminan en los cauces de agua con destino al mar.