El objetivo es generar una cultura de riego que permita mejorar la eficiencia en el uso del agua con nuevas tecnologías y una mirada estratégica de largo plazo.