La papa es un alimento de alto consumo mundial, que alcanza los 70 kg/per cápita al año en países como Bélgica, Reino Unido y Países Bajos, muy superior a los 50 kg por persona en Chile, y lejos de los 100 kg de Rusia y de los 80 kg de Perú.