Según cuentan, hace alrededor de 10 años decidieron unir los conocimientos de hilado y tejido que heredaron desde niñas de sus tías y abuelas. “Ellas hacían desde colchones hasta calcetas y con mi hermana nos criamos en la lana”