La conservación del germoplasma es crucial porque a partir de él encontramos las variantes que son necesarias para solucionar problemas en la agricultura.