Protegerse contra el cáncer tiene un aliado potente en los lácteos y en la vida sana, evitando la obesidad y sedentarismo. Este cambio de hábitos puede marcar la diferencia en nuestras vidas.