Domingo
19/11/2017

INDICADORES


Instalan un criadero de “gallinas libres” en Rucapequén
El proyecto también considera la exhibición de otros animales de granja y un dejo agroturístico, que complementará el criadero (La Discusión).
18/04/2017


1806 veces leida    BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Instalan un criadero de “gallinas libres” en Rucapequén

Con una inversión aproximada de 2 millones de dólares, se replica el modelo que ya se encuentra funcionando en el Fundo El Peumo en la ruta Concepción-Bulnes, sector Florida, que innova en la producción de huevos y ofrece una alternativa de recreación en la carretera ya que contempla un puesto de venta y una cafetería, en la que los viajeros pueden adquirir huevos, alimento de aves y otros productos, además de conocer un gallinero productivo enfocado en el buen trato que se da a los animales.

 

El concepto de huevos de gallina libre, que se impone en otros países desarrollados, implica un cambio radical en las instalaciones industriales donde desaparecen las jaulas de postura con hacimiento de gallinas, prácticas como el despique para evitar canibalismo entre las aves y otras que en muchas personas dejan un peso de conciencia, por la crueldad que implican.

 

Para Rodrigo Pizarro, empresario de Concepción e impulsor del proyecto con tradición en el rubro a nivel regional, ya cuenta con un plantel tradicional de 500 mil gallinas en postura y 80 mil en recría, el cambio ha sido todo un desafío y una nueva forma de enfrentar el negocio, convirtiéndolo en más amigable con la naturaleza y los vecinos de sus planteles.

 

“Las gallinas felices se crían en galpones, pero tienen libertad para salir al aire libre y les complementamos el alimento con fardos de alfalfa. En el puente 7 de Florida tenemos ya un plantel funcionando con 6 mil gallinas”, afirma el empresario.

 

Agrega que en el país aún no existe una normativa sobre la denominación de gallinas libres, pero que sería deseable para que el consumidor sepa los estándares que se cumplen. También comenta que el sistema productivo se encarece en lo que respecta a consumo de alimento por parte de las gallinas y la necesidad de más personal para su manejo, lo que se compensa ya que los huevos de este origen tienen el doble precio de los de criaderos normales.

 

Es un hecho que en otros países, en Chile y en la Octava Región, ya hay consumidores dispuestos a pagar este sobreprecio, solo por el hecho de una forma de producción más humanitaria con las aves que pueden ejercer actitudes naturales como escarbar, pastorear, hacer vida comunitaria con sus pares y vivir en mejores condiciones, que en la industria de huevos tradicional.

 

Desde la carretera llama la atención el diseño de la construcción, al estilo de las granjas avícolas norteamericanas, que se acentuará con un detalle que aún no está a la vista y que será un gran molino de viento amarillo que es el distintivo de este nuevo concepto de la Empresa Fundo el Peumo de la familia Pizarro.

 

El proyecto también considera la exhibición de otros animales de granja y un dejo agroturístico, que complementará el criadero, el puesto de ventas de huevos y alimento para aves y la cafetería, que buscan dar otro carácter a ese sector industrial al costado poniente de la ruta 5 sur.

 

¿Más saludables?

 

Hasta la fecha no hay antecedentes científicos que comprueben que los huevos de gallinas libres presenten diferencias en su composición que los hagan más saludables que los huevos convencionales, lo que no indica que en el futuro se puedan descubrir, como comenta el académico de la Universidad de Concepción Dr. Mario Briones, quien está haciendo estudios sobre las características de los huevos azules de gallinas autóctonas.

 

El docente ha realizado experiencias objetivas de percepción sensorial de los huevos azules, que provienen de gallinas criadas en sistema de semi libertad, que ya están dando resultados, que en lo que respecta a sabor, olor, textura y color, sí se diferencian de la producción industrial.