La nueva división permitirá centralizar los procesos de semillas, abarcando aspectos de sanidad y calidad.