Esta innovadora herramienta ergonómica disminuye la perdida de fruta durante la cosecha; mejora las condiciones laborales de los temporeros en la captura de los arándanos y ayuda a prevenir el contagio del coronavirus en los campos.