El objetivo es lograr un equilibrio en el ecosistema de Tarapacá y controlar la presencia de la mosquita blanca (Aleurothrixus floccosus), iniciativa apoyada por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA).