Tenemos dos semanas críticas en las cuales debiera embarcarse la uva de mesa. El 80% va a Estados Unidos, Europa y Asia.