El daño provocado por las lluvias, se debe al rompimiento de la piel o partidura. Posteriormente, temperaturas sobre los 25 ºC y la alta humedad facilitan el ataque de hongos como Botrytis o de agentes causantes de pudrición ácida