Martes
23/05/2017

INDICADORES


Quesos Boyén cierra planta en Chillán y deja a más de 140 personas sin trabajo
El dueño de Quesos Boyén, Carlos Olave, aseguró que con los bienes disponibles se alcanzará a pagar cerca del 75% de las deudas pendientes (Bio Bio.cl).
08/03/2017


896 veces leida    BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Quesos Boyén cierra planta en Chillán y deja a más de 140 personas sin trabajo

Esta semana cerrará de manera definitiva la planta de Quesos Boyén ubicada en Chillán y serán más de 140 los trabajadores que quedarán sin su fuente laboral. Desde la CUT en la provincia de Ñuble manifestaron su preocupación frente al tema. 

Poco más de 10 años funcionó Quesos Boyén en la provincia de Ñuble, historia que comienza a terminar luego de que Ganadera Golfo de Arauco solicitara la quiebra de la productora de derivados lácteos en el Juzgado Civil de Chillán, debido a que no existen fondos para pagar más de 2.600 millones de pesos en deudas.

La situación preocupa en la zona debido a la gran cantidad de trabajadores que perderán su fuente laboral a la espera de que se designe a un síndico de quiebras que permita liquidar los bienes. Así lo indicó el presidente de la CUT en la provincia, Luis Sánchez, quien anunció que recurrirán a la Inspección del Trabajo para resguardar los derechos de los empleados. 

Una de las deudas que tiene que saldar la empresa es la que tiene con los productores de leche que vendieron la materia prima a Quesos Boyén. Se adeudan 75 días de producción lechera, avaluada en 1.200 millones de pesos, equivalentes a casi 500 mil litros de leche, señaló el vicepresidente de Fedeleche, Darío Arévalo, quien adelantó que iniciarán acciones legales para recuperar el dinero.

El dueño de Quesos Boyén, Carlos Olave, aseguró que con los bienes disponibles se alcanzará a pagar cerca del 75% de las deudas pendientes.

Dijo también que solicitó apoyo al Gobierno, en este caso al intendente del Bío Bío, Rodrigo Díaz, a quien criticó por la falta de apoyo a la industria local.

El empresario aseguró que, por el momento, no hay deudas con los trabajadores, a quienes se les canceló el sueldo y sólo se les deben tres meses de imposiciones.

Además, indicó que no están en riesgo otras empresas de su propiedad, asociadas al rubro pesquero y a las comunicaciones.