Nestlé se ha enfrentado a una presión cada vez mayor por parte del Gobierno ucraniano para reducir su presencia en Rusia.