Pugna por estado de animales de los desalojados del embalse Punilla

Afectados que mantienen ya por casi dos meses sus animales bajo custodia de Astaldi, concesionaria de las obras, acusan falta de cuidado y enfermedades en aves, vacas y terneros y caballos, entre otros animales (La Discusión.cl).

En una pugna se ha transformado la situación que rodea la condición de salud de los animales de quienes fueron desalojados desde la zona que será afectada por la construcción del embalse Punilla en San Fabián, Región del Ñuble.

Todo se originó porque los afectados que mantienen ya por casi dos meses sus animales bajo custodia de Astaldi, concesionaria de las obras, acusan falta de cuidado y enfermedades en aves, vacas y terneros y caballos, entre otros animales.

Según consta en informes a los que tuvo acceso La Discusión, elaborados por la clínica veterinaria Integra tras su última visita del 7 de enero a pedido de uno de los dueños de los animales, Aliro López, a las vacas se les diagnosticó diarreas, disminución o ausencia de producción de leche, dermatitis y costras en la zona perianal por moscas de los cuernos, aparte de desnutrición. Uno de los terneros también presentaba desnutrición y deshidratación, producto de la ausencia de leche en su madre. El mismo documento recomendaba, entre otros puntos, mejorar la alimentación de los rumiantes y suministrar algunos sustitutos alimenticios para los terneros. Para mulares y equinos suplementar, además, la alimentación con alfalfa y desparasitar.

En informes anteriores, correspondientes a visitas del 11 y 21 de diciembre, se realizaron diagnósticos similares y también se hicieron recomendaciones del mismo tipo. En el último documento, sin embargo, se constata que “la empresa Astaldi dejó de suplementar con fardo hace 7 días a la totalidad de vacunos, equinos, caprinos y mulares (…) No se han realizado las mejoras solicitadas.”

Simón Alfaro, médico veterinario que realizó estas revisiones a los animales, comentó que las 11 vacas, con sus 11 terneros, eran las principales afectadas, y las que también corresponden al principal sustento económico de quien ordenó realizar las pruebas.

“Se hicieron mejoras leves en un principio. Por ejemplo, mejoraron el fardo, por uno de mediana a mala calidad y los soltaron a un potrero que no tenía mucho pasto y tampoco fue una buena solución (…) La condición de los animales disminuyó, es decir, estaban más delgados que en la primera visita. En el caso de las vacas que estaban con terneros, tienen que tener leche y debido a su condición de desnutrición no tienen. Lo más probable es que al menos los terneros puede que mueran, las vacas se mantienen o pueden seguir perdiendo peso”, explicó.

Al estar desnutridas las vacas y en un espacio reducido, añadió, no es posible preñarlas, con el consiguiente perjuicio económico para su dueño. “Según mi experiencia, mis animales de aquí a ocho a quince días van a haber muerto (…) Ellos dicen que los animales están bien”, se lamentó Aquiles López.

La pugna

El seremi de Obras Públicas de Ñuble, Ignacio Vera, ratificó que habían recibido estos informes y agregó que “efectivamente ha cambiado la nutrición debido a que están comiendo pasto natural ya que que así lo han permitido las condiciones climáticas. Sin embargo, la veterinaria de la Oficina de Asistencia Técnica, explica que las mulas y caballos se encuentran en el peso normal y que las vacas están más delgadas, debido a que los terneros están grandes y como no se han separado siguen mamando y les generan menor nutrición”.

Por otra parte, Vera agregó que era esperable que, como todos los años, los propietarios de los animales que ya están yendo a sus veranadas, los hubieran llevado consigo y no seguir dejándolos al cuidado de la concesionaria.

Al respecto César Uribe, coordinador de la agrupación Ñuble Libre, expuso que los afectados por desalojos no han accedido a esa opción ni han firmado ningún documento “porque piensan que pueden ser engañados”.

Uribe agregó que la próxima semana interpondrán una denuncia por maltrato animal contra quienes resulten responsables.

“Buen estado sanitario”

Según consta en la respuesta del inspector fiscal de la concesión Embalse Punilla a Aliro López, el SAG también concurrió al sector donde están los animales, personal que constató “el buen estado sanitario de los animales (…) y se formulan recomendaciones para el mejor cuidado de éstos”.

Según comentó Ángela Valenzuela, esposa de Aliro López, “el SAG vio a los animales de lejos y dio un diagnóstico”.

Desde la empresa Astaldi, afirmaron que “como concesionario, nos ha correspondido la mantención de estos animales en terreno fiscal mientras se espera que sus dueños los retiren. Hemos respondido a las fiscalizaciones que ha hecho SAG siguiendo sus instrucciones para que todos los animales estén en buenas condiciones”.

 

 

 

 

Comentarios

Comentarios

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password